lunes, diciembre 29, 2008

Doncan



Ya les conte alguna vez que amo los animales. Particularmente los mios.
Hace casi 7 años que llegamos a Italia. Un lugar completamente diferente a mi pais a pesar de lo que siempre crei. Sobre todo en las costumbres.
Era a fines de la primavera del 2002. Pasamos todo el año tratando de "acostumbrarnos" y al verano siguiente mi hijo trabajo ( como es costumbre por estos lados) despues de hacer el respectivo curso que lo habilitara , de salvavidas en la playa.
Con su primer sueldo decidio comprar lo que seria su mascota hasta el dia de hoy.Doncan, una iguana verde mexicana.
Recuerdo que media solo 20 cm. Era muy inquieta, desconfiada pero simpatica y sobre todo "manuable". Llego a casa en una cajita de zapatos y subito la pusimos en su terrario, una pecera grande con todas las cosas necesarias para su confort , incluidas las luces y centros de calor y una fuente de agua fresca con plantas.
Dado que su tamaño lo permitia pasaba muchas horas en el hombro de mi hijo, o sobre la cama o colgada de las cortinas, ya que le gusta las alturas. Mas de una vez encontramos el terrario vacio y a Doncan durmiendo todo estirado en la cama con su dueño!!. Hasta alguna excursion a la escuela realizo Doncan porque los profes querian conocerla o porque nunca habian visto una iguana...
Todos decian que pronto moriria, que son dificiles de cuidar, que bla, bla bla...
Como pasa en todas las casas, la mascota es de otro pero nos ocupamos las mamas.
No niego que al principio me daba ...cosita tocarla, pero fue solo los primeros dias. Me afecione rapidamente a Doncan como si fuera uno mas de la flia. En efecto lo es para mi con todo lo que eso implica .
Lo primero que hago a la mañana es encender las luces de su terrario , no ya la pecera original porque hoy mide su buen 1,60 m , desayunar con Lola ( mi gata) y preparle su comida, fruta y verdura fresca.
Nunca fue una iguana agresiva. Todo lo contrario, asi que cuando abro el terrario me recibe con un despliegue de la cresta del cuello y come de mi mano lo que le ofresco. Ya no es tan manuable y tiene las uñas de las garras muy filosas y si se enoja por algun motivo o se siente en peligro un coletaso puede lastimar, pero mi afeccion crecio en estos largos 6 años como ni siquiera yo imagine. Hoy es cariño lo que siento...
Se que muchos me creen y me creeran una idiota, no me interesa en absoluto.
Desde ayer tengo una angustia terrible. No puedo entrar al dormitorio de mi hijo donde estaba su terrario sin que se llenen mis ojos de lagrimas.
Ayer murio Doncan.
Dicen que las iguanas no tienen memoria, que no reconocen a sus dueños.Yo se que Doncan me reconocia.
Necesito creer que a pesar de su cautiverio en casa fue feliz...






2 comentarios:

hanna606 dijo...

Hola Claudia, me gustò mucho tu blog
muy buenas tus recetas,lamento mucho la pèrdida de Doncan, lo digo de corazòn,ya que a mi tambièn me gustan mucho todos los animales y te aseguro que si, nos reconocen, luego te contarè de los mìos.
Un beso
Nora Esther

Cecilia dijo...

Amiga siento mucho lo de Doncan, lamento su perdida, y mas aun lamento tui dolor y el de tu familia pues como dices una mascota es parte de una familia Lo siento de corazón.
TKM Cecilia.